Trepadoras, la opción verde urbana

Las macro urbes mundiales están enfrente de una polémica ambiental que requerirá en las próximas décadas un cambio total de forma de crecimiento movilidad y forma de vida.
La especulación inmobiliaria y la densidad humana han formulado un nuevo sistema de vida que pasa de lo rural a lo antinatural por excelencia.

La masificación urbana siempre fue un cultivo de conflictos medioambientales pero en estos momentos este cultivo tan sumamente artificial a creado una fabrica de toxinas que el cuerpo humano es incapaz de sintetizar... Las aldeas del cáncer detectadas en China ya no son solamente exclusiva de un país que no tomo en absoluto ninguna medida anticontaminante. Multitud de ciudades mundiales pasan los índices de contaminantes en suspensión a parte de todos los síndromes de edificios enfermos.
En estos momentos ya disponemos de tecnología para frenar la contaminación atmosférica producida por el parque automovilístico, pero no disponemos de la suficiente reglamentación técnica para mitigar la contaminación arquitectónica. La arquitectura de estos 50 años últimos a priorizando el volumen la solidez el diseño sin tener en cuenta la calidad del entorno ni tampoco el ahorro energético ni la salud del edificio con respecto a sus habitantes.

¿Como poner en práctica la biodiversidad?

El envolvente vegetal, la piel de la arquitectura será en las próximas décadas el elemento más influyente en todo proyecto urbano. La biodiversidad es en estos momentos un gran eslógan de políticos y técnicos municipales, el problema es que hablar de conceptos es muy simple, pero poner en práctica la biodiversidad en un medio absolutamente agresivo al medioambiente, requiere de unas fórmulas transformadoras muy potentes.
Las ciudades no disponen de espacio verde suficiente para sobrevivir, sobrevive del aire prestado de su entorno, creando distorsiones por toda la atmósfera mundial. Las ciudades del futuro o equilibran sus emisiones o serán un caldo de enfermedades mentales y físicas incontrolable.
El envolvente verde urbano será vertical por falta de superficie horizontal y será básicamente implantado por plantas trepadoras... Por todos los edificios se anclaran elementos de soporte para que las plantas puedan trepar como son los arboles de las selvas tropicales. La arquitectura será el soporte de la vegetación no la aniquiladora de los bosques.

Proyectos emblemáticos en Barcelona, como el Puente de Sarajevo, en la entrada por el norte de la ciudad, un proyecto de BCQArquitectes, ya pone en práctica todos estos conceptos.

un artículo de Álex Puig
septiembre 2015

Envolvente Verde Urbano Vertical

 

Plantas Pared Verde

Biodiversidad Muro Verde

 

Facada Ecologica Plantas